Los libros, ¿como las canciones?

Aquest article es troba en elpais.com